MIZOGUCHI Kenji (1898-1956)

Saikaku ichidai onna (Vida de Oharu) (1952: 9.0)

Oharu: eternamente explotada por el padre, amante, marido, clientes, hijo.

Oharu: despechada, prostituida, humillada, abandonada.

Oharu: en profundidad, larguísimos planos, el máximo espacio, el encuadre perfecto sin descartar el suave, ophülsiano baile-movimiento en escorzo y hasta de espaldas al personaje como un Godard japonés: más tranquilo, crítico, consciente de su labor, más torturado. Entre un Fassbinder en un par de imágenes de juego y desgarro y un Renoir en el fluir vital. Y momentos de balada casi western en esta tristísima historia sobre la condición femenina, entre el Amor imposible y la Convención tradicional,

Oharu no puede Vivre sa vie.