LUKETIC Robert (1973-_)

Legally Blonde (Una rubia muy legal) (2001: 1.0)

Bastan los últimos cuarenta minutos de esta peliculita infantil para odiar a muerte al director de tamaña bazofia que, por razones que me incumben,

se exporta globalmente y hace ricos a los ricos.

Ñoñería empalagosa, estomagante corrección sociopolítica elevada a la potencia más cursi y desastrosa

(una peliculita que logra que añoremos series “hard-core” vanguardistas como Sensación de vivir).

Peliculita repleta de gracias nauseabundas

e ideología de Operación Triunfo,

reaccionaria hasta el abatimiento, superflua y adornada de niñitas y niñitos abobados de los EEUU soltando memeces,

repartiendo moralejas demagógicas, corrompiendo el noble sueño americano,

peliculita para niños tontos, BASTA YA.