FORD John (1894-1973)

The Long Voyage Home (Hombres intrépidos) (1940: 8.5)

Aunque Ford transita una adornada escenificación que luego escombrará con El delator (vertiente expresionista, oscura) y Las uvas de la ira (el compromiso), Hombres intrépidos está cerca de los desarraigados seres explotados y endurecidos por las circunstancias.

Marinos son Wayne, Mitchell, Fitzgerald, Hunter, míseros despojos humanos cuando ponen pie en tierra, sin posibilidad de integración en un mundo que los ignora (excepto los ladrones y las putas); sólo el mar, cruel pero seguro, los reintegra en su única existencia posible.

Ford nos enseña, en perspectiva, que los mejores técnicos y las más altas ambiciones no vertebran las obras más hondas.