KUBRICK Stanley (1928-1999)

Lolita (Lolita) (1962: 8.0)

Supongo que la de Adrian Lyne explicitará los desnudos, reventando los elegantes componentes perversos de la novela de Nabokov, el film de Kubrick.

Es duro interiorizar una obsesión, pecado del impar James Mason: incapaz de aspirar a una feliz normalidad, incompetente al querer a una niña de 13 años.

Kubrick, por un lado Hitchcock posmoderno y por otro su propio enemigo, propone una tragicomedia a la medida del ambiguo Peter Sellers, que se mofa y se muere.

Nadie sale de rositas de una de Kubrick: no porque nadie sea perfecto (Wilder) sino porque todos somos malos o podemos serlo, parecerlo.