LUMET Sidney (1924-2011)

12 Angry Men (Doce hombres sin piedad) (1957: 7.5)

Al minuto, sabemos que el chico juzgado es inocente.

 

Sabemos que Henry Fonda piensa que el chico es inocente.

 

Sabemos quiénes van a ser los “angry men” y quiénes los piadosos que cambiarán antes de opinión.

 

Es un cine “poco cinematográfico”: énfasis visuales y verbales dignos de la televisión, para que el público no se pierda. Hoy gustará más que Al final de la escapada (que juguetea con el espectador) o El Dorado (modelo clásico, autoría “invisible”).

 

Se agradece la Duda, principio humano de la democracia, y el Debate, tan pasado de moda (la gente se enfada: ¿¡no querrás convencerme!?).