BERGMAN Ingmar (1918-2007)

Sommarlek (Juegos de verano) (1951: 9.5)

Summer Interlude irradia la hermosura de lo primitivo e inocente (la naturaleza, lo nunca vivido)

y la profundidad de lo sofisticado y oscuro (lo sabido, por vivido y recordado).

El primer Bergman es inmediato, como los jóvenes que conocen el amor,

Maj-Britt Nilsson y Birger Malsmten:

como Adán y Eva (¿Sunrise?),

son inocentes hasta que se demuestra lo contrario,

la Muerte.

Aquel Bergman ya conocía su camino:

lo efímero de las frases salvajes, cómo la muerte acecha;

ama el drama (ballet, teatro: así estructura su cine), la máscara, la payasada que pospone la muerte,

que ríe y llora con ella.