BERGMAN Ingmar (1918-2007)

Såsom i en spegel (Como en un espejo) (1961: 8.0)

Los personajes de Through a Glass Darkly ansían a Dios, tal es su perplejidad, asco y angustia; su verbosidad ni es incontenible ni hace reír (como en Beckett).

Bergman construye su discurso fílmico a partir de estructuras teatrales, que estiliza y desnuda para que la cámara registre a los actores en su nada geográfica (planos generales) y metafísica (primeros planos).

Dios es el amor, conclusión quizá insuficiente pero que alivia a Gunnar Bjornstrand, Max Von Sydow y Lars Passgard, mientras la amada, Harriet Handersson, delira.

El pesimismo bergmaniano se refugia en su materiliazación artística, el teatro a través del cine.