ARISTARAIN Adolfo (1943-_)

Un lugar en el mundo (Un lugar en el mundo) (1992: 8.5)

“Un hombre que traiciona sus ideales no puede mirarse al espejo…”, línea comercial de la carátula.

Claro que puede mirarse, otra cosa es si debería: postura de la buena izquierda, traicionada (no por la derecha, que siempre ha servido a los poderes) por la izquierda bruta.

Aristarain y sus actores José Sacristán, Cecilia Roth y Federico Luppi hacen un elogio de la resistencia para vencer al dinero fácil que exige sumisiones.

Máximo galardón en San Sabestián, Un lugar en el mundo reclama la utopía no como dogma inquebrantable sino como recurso cabal de ser, comportarse humanamente, ¿cristianismo primitivo?, izquierda real.