BRESSON Robert (1901-1999)

Au hasard Balthazar (Au hasard Balthazar) (1966: 9.5)

Cada día con más impudor, una chusma política sale de los intestinos de la sociedad y comparte mesa con esos miserables personajes que, a través de la televisión, llenan de cochambre todas las casas. Allí este electrodoméstico, tantas veces infame, penetra los sentidos de la gente anónima hasta conseguir que se acepte como la cosa más natural cualquier degradación. En medio de este estercolero nacional, los ciudadanos respetables han pactado con gran conformismo la corrupución, los escándalos, atropellos o injusticias flagrantes a cambio de un cierto bienestar económico. [1] Así son las cosas. Así es la caída.

(“La caída”, Manuel Vicent)



[1]Opuesta frontal, radicalmente al barroquismo que impera en el cine considerado genial o de calidad o de gran alcance, por eso mi amigo cinéfilo afirma: “¿qué tiene esto de especial o caótico?”, lo compara con Von Trier, Gunmo y los productos llamados a cautivar a los críticos que buscan grandes shocks, “qué pasada”, “es acojonante”, lemas que adornan carátulas y carteles, hasta los serios, Bresson ya no es de este mundo, perdón por los subrayados, así es la caída.