GANS Christophe (1960-_)

Le pacte des loups (El pacto de los lobos) (2001: 2.0)

“Lío que te quiero lío” (11-3-2002)

...Le Pacte des loups, por el contrario (ver Gosford Park: y el significado de este conector llévese a su extremo radical), es algo así como un film de aventuras machacadas por la imagen en movimiento desorbitado y horrendo, un interminable film de fantasía y terror con un bicho malo, una bestia inmunda que mata a mujeres y niños. Y es, sobre todo, un manifiesto de lo que parte de la audiencia de medio mundo gusta de consumir en los últimos tiempos (¿Moulin Rouge otra vez?: caliente, caliente): lo contrario de un masaje, lo opuesto a la calma, al orden, al caos ordenado, al fuego y al viento. Esta película debiera llevar inscritas sus contraindicaciones, porque tras una hora larguísima en la que no sabía si la obra era sobre la búsqueda de una bestia o sobre pequeñas anécdotas extrañas a ritmo de chunda-chunda de video-clip barriobajero (pero gastándose muchos francos o euros, seguro), aún no sabía que me esperaba otra hora y media más (poco más o menos), en la que me perdí absolutamente, ya no importándome quién corría y hacia dónde (o por qué), quién o qué era la bestia o bestias, qué hacía, a qué dedicaba el tiempo libre. El film era, es un mejunje de graznidos, de aparatosos esfuerzos icónicos por impresionar al más despistado de los espectadores, aquel, por ejemplo, que mientras deglute una hamburguesa de gominolas tanto le da por mirar la tele como por acuchillar a su padre o introducir un bebé en la basura. Así lo veo, sinceramente, sabiendo que llevo las cosas demasiado lejos. Pero sin salirme de la línea: todo en un desgraciado pero rotundo y penoso "continuum".