GERMI Pietro (1914-1974)

Divorzio all’italiana (Divorcio a la italiana) (1961: 8.0)

MAMÍFERA ANITA EKBERG

El novio de la hermana de Mastroianni, ante la pantalla del abarrotado cine de pueblo, embobado ante la presencia arrolladora de aquella potente escandinava de La dolce vita, se justifica así ante su susceptible prometida: “Un mamífero de lujo pero sin alma”. ¡Turbadora, hilarante y profunda descripción del mito!

MODERNO PIETRO GERMI

Divorcio a la italiana es un bendito embrollo melodramático, costumbrista y criminal, una esbelta farsa italiana: no hay que tomársela ni demasiado en serio ni totalmente a broma. Su ritmo ya es de los años sesenta: las estrategias (esas fantasías o sueños, esas aceleraciones de la imagen, Mastroianni grabando las conversaciones entre su esposa y su enamorado, la equívoca voz “en off”…) son ya las de la modernidad (Godard, Malle, Truffaut, Antonioni, etc.). Van encaminadas a cargar de ligereza (no hay contradicción de términos) y dotar de ambigüedad a lo que, por otro lado, no deja de ser algo trágico, delictivo y terrible: un plan maquiavélico y concebido para asesinar a un ser humano.

Los objetivos conseguidos por el realizador son loables, notables: la lúcida sátira social (adulterio, cuernos, habladurías, honores mancillados, etc.), el cruel retrato de personajes y la distinguida descripción de una porción de aquella Italia semi-rural y semi-urbana en la que todos se enteraban de todo. La dignidad y la diversión del conjunto prueban la grandeza de ese tímido director de cine llamado Pietro Germi.

VIVA ITALIA

Italia no es la que era. Sólo entre 1961 y 1962 (años en que Mastroianni, una jovencísima Stefania Sandrelli y Daniela Rocca protagonizaron y estrenaron Divorcio a la italiana: muy superior, en todo, a la meramente juguetona Matrimonio a la italiana, de De Sica) se fabricaron irresistibles y variados títulos como estos: Accattone y Mamma Roma de Pasolini, Viva Italia de Rossellini, La escapada de Risi, La noche y El eclipse de Antonioni y La muchacha que sabía demasiado, de Mario Bava. ¡Forza, Italia: vuelve!

REÍR POR NO LLORAR

Divorcio a la italiana es una comedia repleta de amargura y sociología; frente a la capacidad erótico-festiva y vital de un Risi o un Comencini, Germi dota a su obra de un mayor poso de gravedad. Se nota en cierta sobriedad elegante de planos y secuencias y en una evidente reserva a la hora de conseguir ni tan siquiera “parciales” finales felices para las escenas: toda risa, en esta película, se acompaña de un rictos agrio, una certeza de “imposibilidad”. Así, los abundantes elementos de comedia no logran contener un fondo reflexivo (que, al menos, yo percibo) sobre lo efímero de la alegre felicidad y el espejismo de los sueños conquistados… sólo hasta cierto punto, pues las apariencias engañan. Ese movimiento final del pie de la Sandrelli, en el barco, quiere ser un colofón cómico, pero la risa va por barrios. Reír. Porno. Llorar.

FOREVER MARCELLO

Por encima de todo y de todos: la figura, ademanes y palabras de Marcello Mastroianni. Nunca se sabe si se encuentra estable, feliz o descontento; siempre parece, en cierta forma, a disgusto en su entorno, entre su gente y en “su papel”. Siempre echando de menos algo o a alguien; con ganas de estar en otro lugar, otro tiempo más feliz (y acaso inexistente).

Dulce, noble, romántico, imprevisible, orgulloso, sarcástico, enamorado del amor, el carisma y la fuerza de Mastroianni lo hacen destacar en cada película hasta el extremo de que parece que sobrasale “demasiado” y se sale de la pantalla… Con sólo recordar títulos tan idiosincráticos e insatisfechos como La gran comilona (Ferreri), 8 y medio (Fellini), Una jornada particular (Scola) o Noches blancas (Visconti), tengo la sensación de confirmar el vaticinio: es como si Mastroianni estuviese, permanentemente y sin poder evitarlo, por encima o “más allá” de la historia, la película y del director que, en cada momento, le han tocado en suerte. Hablamos, acaso, del actor más seductor, escurridizo y complejo de la historia del cine italiano y no italiano.