GATES Tucker (?) / ATTIAS Daniel (1951-_)

LOST I: 17 & 18 (PERDIDOS I: 17 y 18) (2005: 8.5)

En la novela Conversación en la catedral (Vargas Llosa), el protagonista, llamado Santiago, dice (capítulo IV): “Yo haría cualquier cosa por saber en qué momento me jodí”.

Se diría que los protagonistas de Lost en algún momento de sus vidas la han jodido. Y bien jodido. ¿Sería descartable sospechar que la “razón” por la que están en la indescifrable isla es para interpretar, justamente, el momento en que sus vidas se torcieron, quizá para siempre? Algo es evidente: ningún personaje es enteramente “bueno” o positivo, ni todo lo contrario. La complejidad de los personajes va aumentando. Todos ellos cuentan con (ocultan o camuflan) pasados moralmente discutibles. Y esto es un eufemismo. 

Con “…In Translation” y “Numbers”, episodios 17 y 18 de la Primera Temporada de Perdidos, la serie de Abrams vuelve a una de sus cotas más altas de fascinación. Pasan los directores (aquí, T. Gates y D. Attias) pero la idea audaz, los guiones (en general) milimétricos y graduados (se van revelando detalles muy poquito a poco) y el clima hipnótico continúan presentes.

Por fin el simpático personaje del gordo Hurley (Jorge Garcia) adquiere protagonismo, y además en uno de los episodios más atractivos de toda la serie, “Numbers”. En el que se sugiere algún tipo de maldición diabólica, sobrenatural y matemática que podría explicar el destino de los supervivientes de la isla. ¿Tuvieran una suerte nefasta por subirse al avión siniestrado? O, por el contrario, ¿son las personas más afortunadas del mundo por haber sobrevivido a una catástrofe semejante?

Por último, en un terreno más frívolo, ¿cómo no preguntarnos sobre asuntos del día a día que pasan algo desapercibidos en la serie? Por ejemplo, ¿cómo hacen sus necesidades y cómo se limpian? ¿Tienen ropa para cambiarse? ¿No olerán, tras varias semanas en la isla en míseras condiciones de higiene, a rayos y truenos?

El pensador Slavoj Žižek, en el artículo “Arte e ideología en Hollywood” (en Arte, ideología y capitalismo, Ediciones Pensamiento), señala: “prójimo es aquel que, por definición, huele”. Aspecto que, por lo que vemos, no frena el romance entre el valiente y torturador Sayid (Naveen Andrews) y la pija e imprevisible Shannon (Maggie Grace). Más pimienta para una serie irrepetible.