FULLER Samuel (1912-1997)

House of Bamboo (La casa de bambú) (1955: 8.5)

Película de autor que gustará mucho más a cinéfilos empedernidos que a simples (no es peyorativo) amantes de una buena historia, emociones fuertes o unos intérpretes atractivos.

Pues no hay una buena historia, no veo intérpretes atractivos ni detecto gran emoción.

Lo qué sí vislumbro es un festín de formas y colores, un apogeo de movimientos de cámara (grúas asombrosas), encuadres sabrosos (esos contrapicados, esos esbeltos planos generales) e imágenes imborrables.

La manera como Sandy (el gran Robert Ryan) se carga a Griff (Cameron Mitchell) mientras éste se baña en una cuba.

La manera como Spanier (Robert Stack) mata a Sandy, ambos subidos a una atracción que da vueltas.

La divertídima manera como planean el golpe sin el glamour de  Ocean’s Eleven.

Noten que escribo “la manera”. Importa más el cómo.

¿Es House of Bamboo un Falso culpable a lo Hitchcock o una trama de Undercover Man a lo Joseph H. Lewis? Quizá ambos. Aunque se trata más bien de un falso inocente.

¿O podemos verla, mejor, como una “precuela” de Lost in Translation en la que Stack (como el propio Robert Ryan en On Dangerous Ground de Nicholas Ray) está En tierra peligrosa?

Físico, visual, inventivo, seco; de ingenua psicología, singular homoerotismo y alérgico a psicodelias o lágrimas de cocodrilo. Es el cine de Fuller, modernidad pura y dura. Antes y ahora.