COPPOLA Francis Ford (1939-_)

Apocalypse Now (Apocalypse Now) (1979: 9.5)

PREMIOS. Ay, los premios. En 1979 la escalofriante Apocalypse Now compartió premio en Cannes con la árida El tambor de hojalata. Tonterías las justas, señores. Que nos sirva de lección. Una vez más.

CRÍTICAS.ES. Hay muchas y buenas críticas escritas en español sobre la obra genial de Papá Coppola. Por ejemplo aquí.

APOTEOSIS. Del cine y de la guerra y de la conciencia. Película sobre el Mal y el Ego. Virtuosismo cinematográfico en grado sumo. La fotografía de Storaro. El imponente montaje de Murch, Greenberg y Fruchtman. Sonido, ambientación, maquillaje, un larguísimo etcétera. El guión casi es lo de menos. Coppola como Mago Supremo del Cine (al mismo tiempo es Griffith, Welles y Fellini): coordinando corduras, equilibrando desequilibrios profundos. Sobresalen decenas de secuencias, escenas y momentos. Espeluzantes e irresistibles coreografías de violencia, color, locuras, formas, psicodelia. Instantes insuperables, inolvidables, algunas surrealistas: la escena del surf bajo las bombas (tremendo Robert Duvall); la actuación picante e interrumpida de las “conejitas”; la doble y patética escena sexual en el helicóptero; la aparición de Brando. Por ejemplo.

BRANDO. Claro, Marlon Brando. Palabras mayores. Arrolladora presencia. Y unas palabras salmódicas que desarbolan incluso a las del Kurtz original de Joseph Conrad.

EXPERIENCIA. Si no se ve, no se cree. Hay películas que no se pueden contar, hay que verlas. Al final de la escapada o Campanadas a medianoche. Armonías de Werckmeister o El árbol de la vida. Son Films-Experiencia. Son mucho más que narraciones audiovisuales. Son también poemas, experimentos, salvajes y heterodoxas concatenaciones de imágenes y sonidos. Al borde de la locura, el ridículo, lo monstruoso; Apocalypse Now es un film excesivo a todas luces. Demos gracias a Coppola por sus excesos.

REDUX. He visto, por cierto, la versión remasterizada. Es más larga. No me sobra ni un minuto. Ni un segundo.