BERLANGA Luis García (1922-2010)

Novio a la vista (Novia a la vista) (1954: 5.5)

El carácter fresco, coral, cínico y pícaro del gran Berlanga es poco más que infantiloide en Novio a la vista.

La simultaneidad de peripecias de variados personajes repite el esquema de Bienvenido Mr. Marshall, pero sin punch ni ensoñaciones ni tristezas veraces ni rechifla total.

No basta con el Imperio Austrohúngaro.

Una pena que esta obra no se parezca más al hondo Bergman de Juegos de verano (1951), al Tati de Día de fiesta (1949) o Las vacaciones del señor Hulot (1953).

A esta humorada de Perojo, Neville, Bardem y Berlanga, muy Codorniz, le sobra ruido y le falta furia.