GARNETT Tay (1894-1977)

Cause for Alarm! (Motivo de alarma) (1951: 7.5)

 

La guapísima, seductora y elegante Loretta Young es la estrella de Motivo de alarma, una extraña obra de suspense de Tay Garnett, el director de El cartero siempre llama dos veces.

Un extraño thriller porque:

A)                         apenas hacia acción, y la que existe ocurre en su mayor parte dentro de la casa del matrimonio Jones, situada en un tranquilo barrio de clase media;

B)                          al contrario que en otras películas del momento, el que aquí se vuelve medio loco y necesita ayuda psiquiátrica es un hombre, el marido de Young interpretado por Barry Sullivan;

C)                          sin embargo, debido a los monstruos que se imagina el histérico y celoso señor, es la señora la que (como siempre) se mete un gran lío y más sufre;

D)                         no sabemos quiénes son los malos de la película; descartando al señor Jones (por paranoico y delirante) nos queda un quejumbroso cartero, un niño que dispara con una pistola de juguete, una indignada tía del señor Jones y una vecina cotilla;

E)                          presenciamos una muerte sorprendente, seguida de una no menos sorprendente cadena de acontecimientos;

F)                          el elemento más importante de la película es una carta que, de llegar a su destinatario, supondría una revelación que no por demencial resultaría menos nefasta para la vida de la señora Jones;

G)                          pese a parecerse en algunos aspectos a obras de Hitchcock, Siodmak o Lang, contiene más ingenuidad dramática, una menor elaboración formal y mayor simplicidad narrativa;

H)                         el cartero, en efecto, vuelve a llamar dos veces.

Al final de Motivo de alarma, la alarma no se ha desvanecido del todo pero, con la llegada inesperada del sudoroso cartero, se difumina un poco. Un muerto sigue siendo un muerto pero, una vez que la carta ha retornado al hogar de su remitente, tanto la señora Jones como su amigo el doctor Ranney (Bruce Cowling) podrán decidir si el roce hace el cariño.

Epílogo 1. Lo más sugerente de Motivo de alarma es la manera como Loretta Young, en la primera y relajante parte de la película, seduce a los hombres. Incluyendo un masaje en la cabeza del que sería su futuro marido. Y sin olvidar sus conversaciones con el niño de la pistola de juguete. Qué maravilla.

Epílogo 2. La carrera desesperada de Loretta Young por las calles de su barrio, en pos del cartero y su esencial carta, me ha recordado la carrera final de Susana Canales en la excelente película española Cielo negro (Mur Oti), curiosamente del mismo año (1951).