ALLEN Woody (1935-_)

Sleeper (El dormilón) (1973: 7.5)

 

Parodia de Naranjas Mecánicas y Odiseas en el Espacio.

Risas a costa de una ciencia-ficción solemne, futurista y funcional. Ese Crichton de Westworld, por ejemplo.

Como el Hibernatus (1969) de Louis de Funès y Molinaro, el personaje de Woody Allen se despierta en una época que no es la suya. Tras dormir 200 años. 

Distopía sin fe. Orwell o Huxley de coña. Con toques oníricos y surrealistas.

Mofa de Utopías y Revoluciones. Una Resistencia tan seria como la de Top Secret. Un Orgasmotrón. Un perro mecánico. Un plátano gigante. Una delirante operación de nariz.

Un descreimiento casi absoluto, con la excepción del Sexo y la Muerte. Escepticismo respecto de las buenas intenciones y las barbas, los artilugios y los boatos, las Causas y el Estado.

Un cine antibélico, anti-violento, anti-JohnWayne y anti-Tarkovsky. Tan opuesto a James Bond como al Che Guevera. Un cine que reivindica a Chaplin y a Keaton, dos por el precio de uno.

Una mente más lúcida que las demás. Woody Allen: risas sin enlatar. Hay vida inteligente en el planeta, vaya que sí.