PREMINGER Otto (1906-1986)

Anatomy of Murder (Anatomía de un asesinato) (1959: 9.0)

Teatral. En palabras del crítico Adrian Martin, en un breve comentario sobre una escena clave de Anatomía de un asesinato (en 100 años de cine, momentos clave), el cine de Preminger es teatral “en el mejor sentido del término”. Los personajes, como los actores que los interpretan, también “actúan”. Buscando su propio interés (algo tan americano). La supervivencia y el dinero. 

La Verdad (y hablamos de un cine de juicios…) queda en un segundo plano, a resguardo de la capacidad de convicción de los abogados, testigos y acusados, y del sensacionalismo y los golpes de efecto de todos los invitados a este festín de argumentos, contra-argumentos, alusiones y distorsiones.

Cirujano. Lo que resulta inquietante, incluso, paradójico, y es lo que hace de este cine un suceso de primera magnitud, es que todos esos golpes de efecto dramáticos y esos diálogos jugosos pero imprecisos (no sabemos quién miente y quién manipula) son conjuntados por Preminger de una manera sobria, “objetiva”, casi documental por momentos. La precisión en la construcción de la puesta en escena es asombrosa, milimétrica, obsesiva incluso.

Moral. En este sentido, se podría sentenciar que Preminger es un moralista (como Mankiewicz), alguien muy preocupado con el tema de la Justicia. Al espectador le es dado contemplar este grandioso espectáculo de apariencias, actuaciones, exageraciones, bajezas y medias verdades a través del arte limpio y diáfano del director. Así, con la máxima “claridad” vamos observando y descubriendo la escasa claridad y honestidad de los propósitos de todos los protagonistas.

Inolvidables: las interpretaciones del abogado y pescador James Stewart y del viejo y fracasado alcohólico que compone Arthur O’Connell. Y la joven y seductora Lee Remick. 

Fincher: la película que, por ambición y hasta intenciones, más se ha parecido a Anatomía de un asesinato en los últimos años es sin duda Zodiac, de David Fincher. Otra obsesiva y nítida caza en pos de la verdad resbaladiza.

Vaya año: 1959. El año de la extraordinaria Anatomía de un asesinato es quizás el mejor de la historia del cine. En todo caso, uno de mis favoritos. Breve lista: El manantial de la doncellaAl final de la escapada, La gran guerra, Con la muerte en los talones, Con faldas y a lo loco, A Bucket of Blood (Corman), Odds against Tomorrow (Wise), La tumba india, El mundo de Apu, Los 400 golpes, PickpocketUn maldito embrollo (Germi), Buenos días (Ozu), Misión de audaces, El cochecito, El árbol del ahorcadoImitación a la vida