LEÓN Paco (1974-_)

Carmina o revienta (Carmina o revienta) (2012: 7.0)

Puedo prometer y, como Ridley Scott, prometheus que Carmina o revienta está a años luz de ser ninguna tontería. 

Aunque sí tiene un algo (o un mucho) de película alienígena, pintoresca metáfora sobre España, Andalucía o, en general, sobre la Crisis que nos atenaza. 

Un inesperado “bofetón de cine”, como la define con pasión y precisión Oti Rodríguez Marchante.

El director, Paco León, demuestra de sopetón un talento disparatado para el retrato costumbrista, el misterio vital, el diálogo españolísimo, el humor brutal y escatológico. Sentido de la picaresca y del absurdo: ecos de Buñuel y Almodóvar, Berlanga y Bigas Luna. Y el toque posmoderno como de Muchachada Nui: ese humor bizarro que juega a la parodia profunda, la sátira del extrarradio, el chándal y la tienda de ultramarinos.

¿Cuál es el género de esta película? ¿Documental creativo? ¿Ficción bastarda? ¿Ampliación del campo de batalla, como el título de Houellebecq?

Todo lo que rodea a Carmina o revienta es un ejercicio de supervivencia en tiempos de crisis. El humor en estos tiempos del cólera. Con toques surrealistas, filosóficos y bien brutos. Entre col y col, puede ser cool. Y más allá de la carcajada y el monólogo exterior (a veces incomprensible) de Carmina, la obra muestra modelos de comportamiento que parecen habituales en nuestro país: el fin (el dinero, normalmente) sí justifica los medios, los fraudes nuestros de cada día. Se desprende una desconfianza total en las autoridades, que son el enemigo. 

¿Será modelo para otras obras? Veremos. Por el momento, está teniendo éxito durante este verano de 2012. León y su gente se lo están currando. Yo compré el DVD por 7 euros. Ahora un periódico lo va a vender por cinco. Y se puede alquilar, ver en Internet, en salas de cine... ¿Qué más queremos? 

¿Marcará un antes y un después, como suele decirse? ¿Quién será tan capullo como para piratearla? ¿O seguiremos hablando de ejercicios de supervivencia a lomos de nuestra santa y proverbial picaresca?

Caminamos y no reventamos. Pero está por ver si, como el Lute, mañana seremos libres.