CRONENBERG David (1943-_)

Naked Lunch (El almuerzo desnudo) (1991: 5.0)

Cucarachas, drogas y seres pringosos.

Una especialidad de David Cronenberg: integrar lo repugnante, onírico y sobrenatural en una trama aparentemente convencional, siguiendo un género de los considerados clásicos (la conspiración política, el suspense). De pronto, un tipo en un bar se gira y su compañero de cerveza es una especie de escarabajo gigante y asqueroso. Así es Cronenberg.

Un director amante de los malestares psiquiátricos, las perturbaciones físicas y las mutaciones del cuerpo.

No llego a entrar en El almuerzo desnudo. Me chocan determinados momentos, me asquean otros (no soporto las cucarachas) pero nada me fascina. No le veo ni el empuje ni la atmósfera ni el ritmo ni la calidad de thriller (o película de terror) que sí están presentes en otros filmes suyos. Por momentos creo encontrarme en Desafío total pero es un espejismo; la película de Verhoeven es mucho más intrigante y lúcida.

Tremendamente rara y con variantes esquizofrénicas, narcóticas y paranoicas, esta obra (que supuestamente trata el tema de la creación literaria) no es recomendable para todos los públicos. Tampoco me la recomiendo a mí mismo, ya no. No me sorprende que está película sea tan difícil de conseguir (la conseguí en DVD gracias a Amazon). Cronenberg tiene varias películas mucho mejores, incluso en el decenio de los noventa (M. Butterfly es la más brillante, pienso a día de hoy, en noviembre de 2012).

Este Cronenberg tan a medio camino entre la broma surrealista y extraterrestre y las partituras fílmicas más solemnes me deja bastante frío y escasamente inquieto (pero sí algo asqueado, insisto).