OLMI Ermano (1931-_)

Il villaggio di cartone (La última iglesia) (2011: 6.0)

Y, de repente, en otoño de 2012, abre en Madrid una nueva sala de cine (Artistic Metropol) que exhibe, a finales de enero de 2013, el último título del veterano Ermanno Olmi. La última iglesia o Il villaggio di cartone

La película me ha dejado frío y confuso. Contiene imágenes muy bellas y pasolinianas, muy chocantes, como esa máquina entrando en la iglesia para derruirla: casi una aparición alienígena. Planos extraños como ese énfasis sobre las piernas de la inmigrante más guapa. Es casi un plano pre-Destape. ¿Cómo entender este film de Olmi?

 Il villaggio di cartone posee un obvio trasfondo simbólico y social, otro político y religioso y, finalmente, uno apocalíptico (como El caballo de Turín). Cabalmente, podría comprenderse como una reflexión sobre el compromiso de la Iglesia católica en la actualidad, y sobre la inmigración, la justicia y el progreso. Y la piedad. 

Recuerdo que mi anciano tío Santiago, un sacerdote nada heterodoxo, dijo alguna vez que si Cristo volviera, entraría en el Vaticano con un látigo. Algo de esto hay en la obra de Olmi. ¿No ha de estar la Iglesia cristiana del lado de los débiles?

Me irrita cierta tendencia, diría, esteticista, sobre todo en torno a los inmigrantes sin papeles que se refugian en la iglesia del cura enfermo (Michael Lonsdale). Esa belleza que se quiere pura y sin amaños. 

Obra muy sencilla y a la vez ambiciosa (pese o gracias a a su desnudez formal), pero que se queda a medio camino de sus objetivos.

Termino mi desarbolada pieza con una provocadora cita del escritor español José Bergamín, de su artículo “Por nada del mundo (Anarquismo y catolicismo)”, incluido en El pensamiento perdido (publicado por primera vez en México en 1941):

 

La Iglesia y el pueblo separados, ¿cuál es peor anarquía? ¿La de un pueblo que quiere ser libre, justamente libre, independiente, verdadero? ¿O la de una Iglesia sometida, que quiere o tiene que esclavizarse a los poderes de este mundo, para tratar de someterlos y esclavizarlos?