HERZOG Werner (1942-_)

Auch Zwerge haben klein angefangen (También los enanos empezaron pequeños) (1970: 4.0)

Alegoría humana y política a partir de una colectividad de personas que, al rebelarse contra su autoridad y quedarse sin referencias jerárquicas, tienden a la anarquía, el arrebato, la violencia, la crueldad y la tontería.

El joven alemán Werner Herzog, acaso inspirado en El señor de las moscas y Freaks, se dedicó en 1970 a experimentar con la imagen y el sonido, la cámara y el montaje, la narración y el documental, las gallinas, los camellos y los enanos. Buscando el impacto heterodoxo, los límites de lo imposible y la gamberra contracultura. 

Otra visión pesimista del género humano. Sin mano dura nos convertimos en peligrosos payasos.

Una película “freak”, sin duda, que falla en su pretensión de ser subversiva o liberadora, me parece a mí hoy (mayo, 2013). 

Se queda en entretenimiento bizarro, rareza para amantes de lo diferente, sin más. Pobres enanos. 

La ausencia de una trama clara, pese a lo que aún señalan hoy (asombrosamente) algunos críticos literarios de postín, no es ninguna garantía para alcanzar la excelencia en las novelas o las películas.

También el gran Herzog empezó pequeño. Luego espabilaría.