HITCHCOCK Alfred (1899-1980)

Foreign Correspondent (Enviado especial) (1940: 7.0)

Tras un Hitchcock de altos vuelos, el de Rebecca, llegó uno menor, patriótico y comprometido (con los EEUU, y frente a los nazis), además de mosqueado con los usos relajados de la frívola Europa.

Cuando comenzaba la Segunda Guerra Mundial, este Hitchcock de bajos vuelos dirigió Enviado especial, una comedia de espionaje y suspense con brochazos expresionistas (esos ángulos y encuadres), oníricos (los molinos quijotescos) y paradójicamente soviéticos (esas escaleras, esos paraguas). Una obra cosmopolita y divertida (hay escenas que parecen de los hermanos Marx) construida en torno a una trama tan verosímil como el más disparatado tebeo.

A partir de elementos comunes como la desconfianza, los hombres atrapados y la conspiración, Foreign Correspondent puede emparentarse con algún film de Fritz Lang de aquella época (Lang siempre más oscuro), y en la senda ideológica conservadora, individualista y liberal (a la manera anglosajona) de la literatura de Conrad y Chesterton.

Hitchcock, con Enviado especial, motivado por los cantos bélicos que tronaban desde la Europa de Hitler, retomaba argumentos británicos de pocos años antes, los de patrióticos thrillers de espionaje como La mujer solitaria (o Sabotaje), El agente secreto y 39 escalones. Con los habituales toques románticos de entonces: las grandes causas ponían en peligro el amor de las parejas decentes. 

A lomos de dos de los actores menos intensos de la historia del cine (Joel McCrea y George Sanders) y con la participación de una heroína de escaso recorrido (Laraine Day), Foreign Correspondent avanzaba elementos de Con la muerte en los talones... Mas, ¡lástima!, pues sobre todo en su segunda mitad, Enviado especial se parece casi tanto a algún producto cómico y desigual de los ochenta de los inefables Zucker y Abrahams (pienso en Top Secret más que en Agárralo como puedas) como a la grandiosa e inimitable North by Northwest. Ese Hitchcock, con el de Psicosis, que alcanzaría inabordables cumbres (mayo, 2013).