GONDRY Michel (1963-_)

La science des rêves (La ciencia del sueño) (2006: 3.0)

Lo diré con simpleza. Hay narraciones cinematográficas fuertes y otras más débiles. Vinculadas, probablemente, con la filosofía y los llamados pensamiento fuerte y pensamiento débil.

Este último, en lo que me interesa, se caracterizaría por la esponjosa tolerancia, el énfasis en lo accesorio, la adoración del "depende", la primacía de la sensibilidad juvenil y la brillantina de la cultura Pop.

El realizador francés Michel Gondry, que significativamente proviene del mundo de los vídeos musicales, es un famoso representante de esta tendencia. Gracias a películas como la muy inflada Eternal Sunshine of the Spotless Mind y La ciencia del sueño se ha colocado en la cúspide del cine contemporáneo “cool”, novedoso y blandito. Su “universo” de títulos pretenciosos, paranoias oníricas, humor para amiguetes y mezcla modernilla de realidad, sueño y ficción (¡otra vez!) me deja frío, al principio, pero luego casi me pone de mal humor. Por eso pulso el botón de STOP.

La ciencia del sueño, película de la que he visto 47 minutos (a finales de junio de 2013), es, en lo que a mí respecta, un tebeo cinematográfico minúsculo, autocomplaciente, bobalicón.

Me he explicado de manera simple y superficial, lo sé; pero la película no se merece más. 

También sería posible, por supuesto, que yo, rancio de mí, no sepa “ver” este cine. Algo nada descartable.