ALLEN Woody (1935-_)

Stardust Memories (Recuerdos) (1980: 6.5)

Tras Annie Hall, Interiores y Manhattan, Woody Allen no supo mantener el nivel. No era fácil. Son tres de sus obras más grande (Interiores, aún mayor).

Recuerdos es un posmoderno vehículo de lucimiento personal. V. Molina Foix (crítica recogida en Diccionario de películas del cine norteamericano) la consideró un pastiche, en su persecución de un Fellini (8 y medio) que se le escurre. Sátira simpática, parodia con toques graciosos. Nada del otro mundo.

Allen no se toma en serio su película. Ni tampoco completamente a broma. Se queda en un lugar indefinido, fragmentario. Es un producto ingenioso, juguetón, “fake” (como la peor película de Welles).

Desfilan, al lado de Woody y tres actrices guapas (como el chiste, una es norteamericana, otra francesa y otra inglesa), Kafka y el citado Fellini, Godard, Bergman y Freud, Schopenhauer y Welles, Antonioni y Rohmer, Jerry Lewis, Karl Marx y Groucho Marx. Y otros apósteles de la Cultura convocados por Allen a su audaz fiesta de disfraces.

La película es una linda pompa de jabón que incluye citas allenianas muy brillantes. El conjunto, en cualquier caso, carece de visión. No ya de profundidad sino de fe en lo que se hace. Compromiso, digamos, no se asusten.

No siendo ninguna tontería, Stardust Memories no puede estar entre las 25 mejores películas de Woody Allen. Esto me atrevo a afirmar hoy, inicio de septiembre de 2013. Qué polémico soy.