BABENCO Héctor (1946-_)

Kiss of the Spider Woman (El beso de la mujer araña) (1985: 5.0)

Más acá de la relevancia que El beso de la mujer araña pudiese tener en su momento en el desarrollo o consolidación de una cierta identidad homosexual, se trata de una película de estilizada originalidad y contrastes plásticos y temáticos notables. Para lo bueno y lo menos bueno.

Por el lado del escenario dramático y los personajes, tenemos una inhóspita prisión sudamericana en la que han de convivir un activista político (acaso también terrorista) y un gay encarcelado por haber mantenido relaciones sexuales con un menor, si no entendí mal.

Por el lado argumental y estético, se contraponen dos elementos. La imaginación y el poder onírico de las historias que cuenta el homosexual Luis Molina (William Hurt), que nos llevan a los melodramas de la Alemania nazi en hermoso blanco y negro. Mientras, su compañero de celda, el mencionado izquierdista Valentín (Raúl Juliá), escucha, se burla y se irrita. Pero, como en Las mil y una noches, entretiene las horas.

La película toca temas como el compromiso político, la amistad, la represión, la rebelión, la traición o la conformidad con lo establecido. Cuestiones importantes sugeridas con irregular acierto.

En cualquier caso, este espectador le encuentra a la película no menos de tres pegas, quizá puramente subjetivas. Primero, excesiva disonancia dramática y estética entre lo vivido y lo ficticio. Luego, los personajes parecen estereotipos, al menos observados hoy. Y, finalmente, la película no consigue ir más allá de su texto, su calibre teatral, su literatura (Manuel Puig). Por todo ello, el director brasileño Héctor Babenco no logra, en mi opinión, una obra de verdadera envergadura: sólida, política, misteriosa, ejemplar.

El beso de Sonia Braga, en suma, no araña tanto.

(Abril, 2015)