VIDOR King (1894-1982)

A Miracle Can Happen (Una encuesta llamada milagro) (1948: 4.0)

Varios actores famosos colaboraron con King Vidor en una obra irrelevante que a los modernos de hoy les parecerá de lo más “hip” o, al menos, bastante peculiar (descontando su cariz religioso). En inglés tuvo dos nombres, A Miracle Can Happen y On Our Merry Way, con mayor o menor énfasis en el lado cristiano del asunto.

Una encuesta llamada milagro es una rara pieza de museo, exponente de algo así como un pre-posmodernismo de finales de los años cuarenta: con un actor-narrador que habla y juguetea ante la cámara, con realismo mágico y parodia (de Stahl o Capra, supongo) y sobre un tema importante tratado a la ligera. Modernidad sociológica, fragmentación narrativa, impostura dramática, meta-cine. 

Los actores son conscientes de que no están en una película perdurable y sólo están haciendo un poco el ganso. ¡Y qué actores! James Stewart y Henry Fonda como actores secundarios en uno de los episodios del film (que parece una precuela de la penosa The Blues Brothers), Burgess Meredith con gran ego como personaje-narrador principal, Paulette Goddard y Dorothy Lamour en papeles poco destacados que son casi cameos. Fred McMurray en una historia irritante con protagonismo infantil.

La película solo se enciende con cierta dignidad en el episodio que protagoniza Charles Laughton, que hace de cura fracasado, aunque la anécdota sea finalmente casi tan inocua como las demás. 

Estamos ante una película fallida del muy ambicioso King Vidor. Pocas veces me ha decepcionado tanto una obra, digamos, del período clásico y dirigida por un director prestigioso. Según la IMDB, en cualquier caso, la codirigieron cuatro realizadores: además de Vidor, Leslie Fenton, Stevens y Huston. Supongo que un director por episodio. 

Un cine moderno que nació antiguo.

 

(Noviembre, 2015)