FERNÁN GÓMEZ Fernando (1921-2007)

El mundo sigue (El mundo sigue) (1963: 8.5)

En los años sesenta se ensayó un cine español más atrevido sociológica y cinematográficamente. No puede decirse que fuera mejor, pero sí estaba más liberado de ataduras culturales y políticas. Hasta donde era posible.

El mundo sigue, dirigida por el gran Fernando Fernán Gómez, puede en este sentido emparentarse con películas como La tía Tula (Picazo) y Amador (Regueiro) y otras de Carlos Saura o Mario Camus. Basada en un libro de Juan Antonio Zunzunegui de 1960, debe también relacionarse con la novela española más importante de esos años, Tiempo de silencio, de Luis Martín-Santos. Comparten un retrato crítico de la posguerra española en Madrid, la exposición de miserias de todo tipo, una rabia sin sentimentalismo y el propósito estético de superación del realismo. A El mundo sigue cabe situarla, además, bajo el paraguas de cierto tremendismo español (la tradición de La familia de Pascual Duarte de Cela). Un tremendismo urbano. Y añadamos influencias o roces estilísticos y temáticos de directores variados: Bergman, Rossellini, Buñuel y Kazan; incluso Cassavetes, Godard o Arthur Penn, que dirigían sus primeras obras por esos años. Y el teatro sin compasión de Tennessee Williams.

El mundo sigue es una película intensa, terrible, desesperanzada. Casi demasiado. Hiperrealismo, expresionismo, naturalismo, fatalidad y crueldad son componentes de la misma. “¡Que se mueran los pobres!”, exclama una de las hermanas que protagonizan la cinta. Y se queda más ancha que larga. 

Espléndida película, una más de Fernán Gómez, que, no obstante, no está en mi opinión a la altura de la enigmática El extraño viaje ni tampoco (y no creo que aquí tenga yo muchos apoyos) me parece tan encantadora como otras obras menores, más cómicas y relajadas, como Solo para hombres o El malvado Carabel, que me entusiasman con su profunda ligereza.

Suicidio, aborto, odio entre hermanas, machismo, malos tratos, hipocresía, miseria.

¿Todo ello, solamente, reflejo o consecuencia del franquismo?

Hombre, “solamente” no. 

 

(Febrero, 2016)