ALLEN Woody (1935-_)

Café Society (Café Society) (2016: 6.0)

Café Society es otra bella fantasía del veterano Woody Allen, últimamente tan interesado como Hitchcock en construir lindos mundos irreales que recojan los deseos, ilusiones y miedos de sus protagonistas masculinos. 

 

La acogida crítica ha sido bastante favorable, pero yo la encuentro más insatisfactoria que otras obras suyas recientes como Irrational Man, Blue Jasmine o Midnight in Paris. Los personajes son algo planos y las líneas de diálogo las hemos oído demasiadas veces, y hasta se reiteran en la propia película. La estructura del film incurre en una “coralidad” por instantes scorsesiana que, aunque refuerza la fascinación de Allen por ese lugar y período (Hollywood, años treinta), hace que la obra pierda intensidad y atractivo. Hay quizá demasiados personajes, definidos de manera resultona por la voz en “off” del propio Allen, personajes que vienen y van pero que nos dan igual. La estructura del film llama la atención sobre sí misma, algo que, creo, no ha ocurrido en los mayores logros de Allen.

 

Por otro lado, será cosa mía pero no consigo creerme del todo al simpático Jesse Eisensberg como un tipo cautivador que enamora a Kristen Stewart y se casa con Blake Lively. Por eso su linda historia de amor y desamor no termina de convencerme y, por ello, tampoco me conmueve.

Como comedia, Café Society no contiene muchos momentos realmente graciosos ni sorprendentes (¿el de la prostituta, quizás?).

 

Es un film bien trabajado desde el guion y la construcción de escenas y que cuenta con un magnífico diseño de producción y una elasticidad de cámara-montaje en verdad estupenda. Allen rueda, con perdón, como otros meamos.

 

Aunque haya excepciones, tiendo a preferir al Allen asentado en nuestro mundo contemporáneo que al que fabrica películas de época, donde suele ser menos incisivo y más previsible. Aunque siga sin perder ni su olfato ni su fluidez narrativa ni su carisma.

 

(Octubre, 2016)