STRICKLAND Peter (1973-_)

Berberian Sound Studio (Berberian Sound Studio) (2012: 5.5)

Ingeniosa propuesta audiovisual del inglés Peter Strickland, como una relectura de El quimérico inquilino trasladada a un estudio de grabación de sonido especializado en cine de terror en la Italia de los años 70.

 

Vayamos por partes.

 

-Italianos: los que vemos en la cinta son puros estereotipos, sin dimensión: machistas y machotes, nada fiables.

-Sonido: tributo a la importancia del sonido en el cine, pese a que todos sabemos que el séptimo arte es eminentemente imagen. Por eso existió y aún existe, por momentos, el cine mudo, mientras que el cine sin imagen se llama radio.

-Protagonista: estupendo Toby Jones en un personaje inglés tan tópico como sus antagonistas italianos, y que me recuerda al Henry Pulling de la novela de Graham Greene Viajes con mi tía (no el Pulling de la desdentada película de Cukor).

-Ingenio: contenida y por instantes inquietante, Berberian Sound Studio juega a lo contrario que Argento y compañía: elipsis sin vísceras, austeridad narrativa frente a virtuosismo barroco; con breves estallidos lynchianos y del primer Brian de Palma, ecos buñuelianos y la sombra persistente de paranoia kafkiana: el pobre hombre seudo-hitchockiano que apenas entiende su entorno y se ve envuelto en una intriga resbaladiza y oscura. 

 

No es cine de terror ni drama ni thriller. Es una obra bizarra, ocurrente, incluso defendible; en ningún caso una gran película. 

 

(Noviembre, 2016)