GUTIÉRREZ ARAGÓN Manuel (1942-_)

Camada negra (Camada negra) (1977: 7.0)

Película de originalidad extrema, hija de la larga sombra ejercida en los años setenta por Carlos Saura sobre cineastas jóvenes como Gutiérrez Aragón, Camada negra es una obra metafórica, chocante e imperfecta que nos avisaba del peligro nada abstracto del fascismo.

Esto nos lo advertía Gutiérrez Aragón en 1977, en una España que se iba desperezando del franquismo y aprendiendo a ser una democracia.

 

Camada negra es la historia de un coro de jóvenes adultos que, en sus ratos libres (que son muchos), forman un grupo ultra dispuesto a alborotar, propinar palizas a los rojos o rojitos y preparar, bajo el mando de acero de una jefa-madre interpretada por la brava María Luisa Ponte, la resistencia fascista frente a los nuevos tiempos democráticos.

El protagonismo de la cinta recae en el más joven de todos, el adolescente Tatín (José Luis Alonso), un personaje que se diría salido de una película de Truffaut o de Malle. Pero es un espejismo afrancesado. A este chico inestable lo vemos en un imparable proceso de radicalización, mientras busca desesperadamente hacer méritos para entrar en el grupo de coristas-fascistas tan adiestrados para cantar bellas melodías como para dar tundas a los enemigos de la patria.

 

Con guion de José Luis Borau, José L. García Sánchez y el propio Gutiérrez Aragón, Camada negra es un film inquietante y singular que nos haría desear un remake de Polanski, Haneke o, por qué no, Brisseau. Quizá le falte algo de finura en algunas zonas del guion y, en ocasiones, la vertiente simbólica pueda resultar demasiado meridiana (esto siempre es un peligro).

Pero Camada negra fue un gran logro de un Gutiérrez Aragón en unos años suyos bastante inspirados, como lo corrobora Habla, mudita, aún mejor.

 

(Julio, 2017)