EASTWOOD Clint (1930-_)

Jersey Boys (Jersey Boys) (2014: 6.0)

¿Qué tienen en común tres películas estadounidenses de los últimos años como Café Society, La gran estafa americana y Jersey Boys?

El dudoso influjo de Martin Scorsese.

 

Uno se sorprende de que el gran Clint Eastwood (más grande que Scorsese, aunque algunos aún no estén convencidos) incurra en Jersey Boys en los rituales scorsesianos más obvios: ese inicio rutilante, esos personajes intensos de origen italiano, la presencia de la Mafia, la estructura de diversos narradores, la cámara que persigue y avasalla, los efectistas cambios de secuencia, la importancia rítmica de la música…

 

Jersey Boys no es una película ni mala ni nefasta. Es una obra atractiva y defendible aunque no pueda estar entre (lo diré sin pensar mucho) los veinticinco mejores títulos de Eastwood. Es una película con gancho y buena música, un “biopic” (sobre el grupo The Four Seasons) que no desafina y que retrata con tino a sus personajes. Un film sobre el triunfo y sus renuncias, sobre la amistad, la familia y el fracaso. Grandes temas e, insisto, grandes números musicales esbeltamente coreografiados por los actores.

 

Pero, lo dicho antes: hay un elemento ahí que sobra, que no casa, algo demasiado contundente, resultón y manierista, en una historia que podría haber sido más sencilla y sentida, menos poliédrica, más creativa.

Y sobra, también, el epílogo de 1990, que se extiende sin motivo, o con él, pero que rechina. Hombre, Eastwood.

 

(Septiembre, 2017)