RAY Satyajit (1921-1992)

Shatranj Ke Khilari (Los jugadores de ajedrez) (1977: 7.0)

Dos hombres ricos juegan, siempre que pueden y aunque no deban, al ajedrez. Mientras tanto, su reino y sus matrimonios se desmoronan. Pero a ellos solo les importa el ajedrez, aderezado con un kebab y un té. No necesitan mucho para ser felices. O quizá es que son unos completos irresponsables, unos cernícalos de tomo y lomo.

 

El indio Satyajit Ray nos regala con Los jugadores de ajedrez una sátira política (y sobre la pareja), o una metáfora colonialista, a partir de unos sucesos históricos de mediados del siglo XIX.

La película se desarrolla en tres planos argumentales: 1) los jugadores de ajedrez, sus partidas interrumpidas y conversaciones, que a veces casi parecen sacadas de El discreto encanto de la burguesía; 2) el rey indio, sus poesías y dilema: debería o no plantar cara a los británicos; y 3) el general británico (interpretado por Richard Attenborough) y sus sutiles planes para anexionar un estado indio hasta entonces inexpugnable.

 

Película muy interesante, y probablemente extraña en la carrera de Ray, podría verse como una broma muy seria en torno a la pasividad y la indiferencia de unos individuos de la nobleza. Unos tipos ajenos por completo al drama que se está desarrollando en su país, que podría modificar su acomodado estilo de vida para siempre.

Puede mirarse como una obra sobre el compromiso político, y su ausencia, o un ensayo sobre la obsesión (el ajedrez), que cortocircuita cualquier atisbo de apreciar y entender la realidad.

 

Acaso haya en Los jugadores de ajedrez un problema de tono: lo serio Ray se lo toma algo a chanza y las bromas tampoco parecen tan graciosas. Los actores seguramente hacen un buen trabajo pero sus personajes son algo planos, con tendencia a lo pintoresco. Los diálogos son siempre sutiles e inteligentes, hay que leer entre líneas.

 

Una película no tan grande de Satyajit Ray.

 

(Diciembre, 2017)