MELVILLE Jean-Pierre (1917-1973)

Un flic (Crónica negra) (1972: 8.0)

La muerte prematura del francés Jean-Pierre Melville nos privó de un director de cine negro único, maniático y coherente, un gran artista del séptimo arte. 

Su última película fue Crónica negra, un prodigio estilizado con Alain Delon al frente, un lujo cinemático casi abstracto, al borde del formalismo. 

 

Apenas se habla en esta película de hombres duros, policías y ladrones de bancos. Hombres solos, inexpresivos, profesionales, resignados a su suerte.

Este es otro film existencialista de Melville: estos hombres arrojados al mundo, como dijo aquel, que se definen por lo que hacen con rigor, resignación y contundencia.

Hombres y, al menos, una mujer: la joven Catherine Deneuve, en un papel de rubia ideal, ambiguo y seductor, para la que fue diva de Buñuel y Polanski. 

 

Melville rueda con una disciplina extraordinaria.

Es increíble la secuencia completa del helicóptero que sobrevuela el tren, del que se descuelga (con gran riesgo para su vida) un hombre. Cómo penetra en el tren, va al baño, se cambia de ropa, entra en el camarote de otro hombre, le golpea y le roba, vuelve a cambiarse de ropa y se escapa. Melville rueda todo esto con una consistencia asombrosa, una continuidad rotunda. Sin prisa, sin pausa, sin concesiones: una creatividad matemática y realista. Una firmeza creativa a prueba de bombas.

 

Atento al detalle casi como Bresson, pero sin perder de vista nunca la acción: se diría que todo está subordinado a la trama, sin trampas ni adornos. Así es Melville. Tan minucioso y excelso en los espacios como Antonioni. Examinemos la escena inicial, los ladrones dentro de un automóvil esperan para entrar en un banco mientras fuera arrecia el temporal. Espacios solitarios, solemnes, bellos sin belleza artificial. Una lacónica espera que presagia violencia y acaso muerte.

 

Mi única objeción a este cine tan perfecto y por momentos fascinante es que no logra conmover, excitar, hacer pensar. Es un cine hermético, casi arte puro, la obra de un artista en pleno dominio de su oficio e interesado en retratar a estos hombres centrados en su quehacer y ajenos a todo lo demás: nuestro mundo.

 

(Enero, 2018)