VILLENEUVE Denis (1967-_)

Blade Runner 2049 (Blade Runner 2049) (2017: 5.0)

Decepcionante secuela del clásico moderno de Ridley Scott.

Película que gira en torno al diseño de impresionantes escenarios exteriores e interiores. La trama se diluye en casi tres horas. ¿No sobran más de treinta minutos? ¿No podría haber optado el valioso Villeneuve por ir al grano como en la excelente Prisioneros?

 

Se percibe en Blade Runner 2049 un exceso de aspiraciones estéticas y de confusión narrativa. ¿Y no es el conjunto demasiado críptico, con una ambición kubrickiana por llegar más allá de un horizonte dramático y narrativo que se resume en falta de claridad y concreción?

 

No le han faltado fans a esta película. Es normal, pues el talento del director es incuestionable. Pero la frialdad del conjunto, la ausencia de nervio narrativo, la falta de sangre, sudor y lágrimas… todo esto es atribuible a su trabajo. Hay personajes, como la chica-holograma (o lo que sea) que hace de novia del protagonista, K, que no he llegado a comprender. ¿Quizá porque algunos personajes carecen de consistencia? ¡Y no solo física!

Luego está la forzada aparición final de Harrison Ford, que en todo caso agradecemos, pues frente a la ya fastidiosa presencia hierática de Ryan Gosling el gran Harrison nos aporta algo más gestual, humano y creíble.

 

Si hay que fiarse solo de lo que acabo de ver, Villeneuve se estaría haciendo ampuloso, retórico, más Nolan que Malick, adornándose con abstracciones que a algunos nos hacen perder pie. Frente a la Blade Runner imponente pero modesta de Ridley Scott, cuyo relato está en perfecta y fascinante armonía con la atmósfera y los escenarios, en esta versión de 2017 el colosalismo de la propuesta casi se ha comido todo lo demás: los personajes, los dilemas, las emociones y el más allá de Orión.

 

(Enero, 2018)