ROY HILL George (1921-2002)

Thoroughly Modern Millie (Millie, una chica moderna) (1967: 5.0)

1) Roy Hill: dirige en función de sus materiales y sus estrellas. Veamos:

2) Thoroughly Modern Millie atesora un encanto negociable. Como Down with Love recientemente, quería ser parodia ñoña de subgéneros previos: aquí las comedias locas o los locos años veinte y hasta el cine mudo:

3) Julie Andrews rompe una regla básica: mira a la cámara, como hacía el Gordo cuando el Flaco se metía en líos, según cuenta el crítico M. Cousins en The Story of Film: buscaba la comprensión o la risa del público. Y James Fox hace de Harold Lloyd, guiños a aquel cine alegre y vacuo. Añadamos:

4) Referencias explícitas a How to Marry a Millionaire: las chicas van a la capital en busca de un marido rico y encuentran el amor. El film es de 1967 y sus referentes culturales no son precisamente Easy Rider o Woodstock, sino series televisivas dulces y majas como Embrujada, el humor absurdo de Superagente-86 (¿anterior o posterior?), algún cine de S. Donen... Roy Hill sabe adaptarse: realiza encargos con excelente humor y mirada a otros tiempos. Huía temática e ideológicamente de su febril presente. ¡Aficionados a la intertextualidad!: Ryan O’Neill con Bogdanovich, ¡Golpe en la pequeña China!... ¡Y más!