GAVRAS Costa (1933-_)

Z (Z) (1969: 7.0)

1) Ha habido hombres que han luchado (¿y luchan?) contra los entramados corruptos y conservadores. Pero corrupción ES conservadurismo.

2) Ha habido progresistas corruptos, pero eran progresistas de sí mismos. El progreso es moral y objetivo y la corrupción busca imponer subjetividades por la fuerza de las armas y el dinero. El corrupto hace la ley y la trampa para perpetuarse a sí mismo, a los suyos y sus privilegios.

3) Consuélese tu vanidad: la mano de Antonio buscó lo que busca tu mano, y ni aquella ni la tuya buscaban nada que ya no hubiera sido encontrado desde la eternidad. Pero las cosas invisibles necesitan encarnarse, las ideas caen a tierra como palomas muertas.

4) Z es una paloma muerta. Son palabras de Cortázar en “Qué tal, López”, en aquellas Historias de Cronopios y de Famas. Un progresista en 1963.

5) Z, del sexy año 1969, es como después Hidden Agenda, de Loach: representaciones de injusticias, que no sabemos si se demuestran o se sospechan en celuloide. Distintos poderes indican que son propaganda y manipulación, que es lo que nosotros decimos pero al revés. ¡La verdad!

6) La Verdad es terrible, brumosa. El eje Mercado-Imagen hace complicado que nos creamos nada, incluyendo esta ficción atractiva e impactante que juega sus bazas como otros juegan las suyas.

7) Opiniones, hechos: la veracidad de los hechos descansa en las palabras de personas que pueden equivocarse; y hay despistes y amenazas.

8) Las certezas son inciertas; por eso una obra como Z, triunfadora en festivales y recaudadora de buenos dineros en su momento, ahora mismo es sólo una irregular película de Costa Gavras, Coutard y otros hombres sin piedad.