WENDERS Wim (1945-_)

Paris, Texas (París, Texas) (1984: 10.0)

1) Fiódor Petróvich preguntó a Iván Ilich si había visto a Sarah Bernhardt. Iván Ilich no comprendió al principio la pregunta; luego dijo:

2) –No, ¿y usted?

3) –Sí, en Adrienne Lecouvreur.

4) Praskovia Fiódorovna dijo que lo mejor de la actriz era esto y lo otro. La hija discrepó. Empezó una conversación sobre la elegancia y la realidad de su interpretación, la eterna conversación de siempre.

5) Leo a Tolstoi en SALVAT. La muerte de Iván Ilich.

6) Paris, Texas es de Jarmusch y los ochenta, tras los setenta irregulares, previo a los artificiosos noventa y al nuevo siglo de soso diseño. Es de Beckett y Pinter y tras una hora se convierte en drama real, no convencional sino de siempre: no son lo mismo. El final reúne a la Familia y la Madre se queda con su Hijo. Film moral y de frontera: del western y los sentimientos natos. Suave pellizco para que el espectador se reafirme: estoy despierto, esto es real. Me pellizco: soy más real gracias al cine. Obra primitiva que invita a mirar por primera vez: volver a mirar para ver. Film elaborado pero no nihilista: conjuga humanismo y postmodernismo, renuncias vitales y existencialismo; y Blade Runner. Evitemos “la eterna conversación de siempre”. Obra abstracta y concreta sobre la elegancia y la realidad de su interpretación. Su: de la elegancia. La elegancia sin disculpas, de claroscuros, de personajes unidos y separados en el plano; la elocuencia del misterio o contención fílmica (o es respeto); y bellos paisajes poderosos, solidaridad, dudas… ¡Es una elegancia significativa! Ética, por tanto: me lo pasé fabulosamente.