MUR OTI Manuel (1909-2003)

Condenados (Condenados) (1953: 7.5)

1) Una condena es un castigo o un determinismo. ¿Por qué están condenados los protagonistas de Condenados?

2) Los personajes que interpretan Aurora Bautista, Carlos Lemos y José Suárez están determinados, como todo el mundo, por el conjunto de esquemas mentales en los que debemos vivir, interiorización de esquemas sociales: imposiciones hechas hábitos. Castigos, en suma, no divinos.

3) El dogma católico de la fe en Dios y en el trabajo, la defensa a ultranza de la honra femenina y el carácter machista y machito del hombre que mata o muere a navajazos eran imposiciones o hábitos adquiridos y así pensados como “naturaleza humana”, o al menos española.

4) Esas son las condenas de los personajes escritos por Mur Oti en este drama intenso en las áridas y luego fértiles tierras manchegas, España en los primeros cincuenta. Nosotros, españoles, venimos de ahí: no tanto de ese cine, aunque también, sino de esa vida reflejada en celuloide.

5) Claro que el reflejo jamás es mera transposición a la pantalla, pues el director buscó la brillantez de las imágenes: a veces el expresionismo del sufrimiento, la explotación de las carreras, los esfuerzos, la belleza y variantes gestuales de Aurora Bautista y la literatura en los diálogos. Condenados es un melodrama, por un lado, explicable desde las coordenadas represivas y justicieras del franquismo y, por otro, exponente de un cine español original, trágico y de hermoso patetismo.

6) Mur Oti demuestra que sabe hacerlo todo y le gusta demostrarlo en cada plano, nunca desperdiciado, siempre al servicio del dramatismo del drama e instrumento de exhibición de su poderoso realizador.

7) Caso extraño el de este director famoso en sus años buenos, cuyas películas son ahora tesoros escondidos, ¿y por qué no otro revisionismo?