DONEN Stanley (1924-_)

Bedazzled (1967: 5.0)

1) Donen empezó joven y ya tenía sus cuarenta y tres cuando dirigió y produjo Bedazzled: no se le puede achacar a un pecado de juventud. Bedazzled es una ingeniosa tontería. No hay otro nombre.

2) Los cómicos Peter Cook y Dudley Moore escribieron una película que dudo que nunca pasara por irreverente o divertida, aunque es difícil ponerse en situación, 1967 y Londres. En fin: esos peinados de hace quince años…

3) Un Harold Ramis en los noventa, despistado o en un mal momento, tenía más gracia que este film enteramente coyuntural, o ni siquiera.

4) Mientras el mundo de la cultura pasaba por una época emocionante, cuando se cuestionaban principios básicos de convivencia y se discutía hasta dónde era moral que llegaran los ideales, Donen, Cook y Moore se dedicaron a realizar sketchs de humor británico pegados con cola gruesa. Pobre cine verbal y redundante: tendría más chispa en la radio.

5) Al menos había retranca sobre la inefable “libertad para elegir” o la “voluntad humana”, entidades mentirosas o vacías, según los ratos.

6) Había fatiga por algunas corrientes intelectuales y fílmicas que en los sesenta llevaban las cosas demasiado lejos. Así Bedazzledparece una de las primeras piedras cinematográficas del pensamiento débil. Parodia de idearios y olas de cine, sátira de tipos, mitos y convenciones inglesas.

7) Este cine no deja demasiado bien a su director, casi peor que a los co-creadores Cook y Moore. Fue un cine con algún tic a la moda del momento, algún latiguillo resultón, el gancho-cuerpo de Raquel Welch, frases avispadas más blancas que la nieve y, en general, un humor escuálido. Visto y oído ahora.