AMENÁBAR Alejandro (1972-_)

Mar adentro (Mar adentro) (2004: 8.0)

1) Son varias las pegas que he percibido con claridad.

2) Cierta reincidencia en dejar atado el mensaje libertario o liberal o pro-eutanasia del film. O las obvias ganas de caricaturizar al personaje del cura y sus argumentos. Mar adentro no es un hallazgo en sutileza.

3) Perfil mórbido: contemplamos en primer plano cómo se mata Javier Bardem, en el papel del tetrapléjico Ramón Sampedro. Sabemos que se va a morir, que el Sampedro real se quitó la vida, que Bardem sólo es un actor que “simula” morirse. Y sabemos que morirse es siempre el final… ¿Por qué era necesario o aconsejable observar la actuación entusiasta de Bardem imitando la muerte del Sampedro real? Pierde puntos…

4) Hay más pegas que se me ocurren porque “están” en Mar adentro, pero, con sinceridad, admitiré sin más rodeos que Mar Adentro me ha emocionado, que desde el primer minuto he notado que me hallaba dentro de una obra especial, una obra que me ha transportado... Una obra con aura.

5)  El retrato de los personajes ficticios o basados en seres auténticos, no sé, que rodean al Sampedro ficticio en sus últimos días de vida es solidario y complejo. La película se pasea pasional y sentimentalmente por situaciones de soledad, incomprensión, choque de generaciones, clases sociales; toca temas como el atractivo del morbo y de la pérdida, la definición del amor, las incesantes frustraciones. Qué es ser libre, o parecerlo.

6) Retrata la vida rural de Galicia, parece un homenaje a sus gentes humildes y su música, y obviamente es un alegato a favor del derecho del individuo adulto (en posesión de sus capacidades mentales) para decidir lo que mejor le conviene, aunque su elección sea sumamente dolorosa o insoportable para los allegados. Aunque su elección sea la muerte.

7) Pese a mis pegas, la película de Amenábar me ha emocionado y eso ahora es raro. Es un cine elaborado e intuitivo al mismo tiempo, que mezcla realidades y sueños, verdades y deseos, en función de una tristísima historia y una atmósfera acuciante; no en función de corrientes estéticas o cinematográficas. Amenábar quiere que le entiendan todos.

8) Obviamente, estaremos a la cola para ver el próximo film de Amenábar.