OPHÜLS Max (1902-1957)

Le plaisir (El placer) (1952: 9.0)

1) “La felicidad no es alegre”, última frase que oímos en El placer, una película impensable en otro país que Francia, dirigida por un artista del séptimo arte, Max Ophüls, impensable entonces, extraterrestre ahora.

2) La felicidad encierra un dolor, un ajustarse a la realidad, porque el placer es un soplo. Es la enseñanza de las tres historias de Le plaisir, basadas en cuentos de Maupassant (o de La ronde, inspirada en Schnitzler).

3) El hombre viejo no se resigna a la vejez y engaña a su esposa con prostitutas, continúa saliendo por la noche con una máscara: para ser eternamente joven y alargar, frente a la felicidad, los años de placer.

4) Ophuls construye los filmes más retóricamente fluidos del Cine, y no precisaba de tecnología digital. Sus filmes parecen bailes y reflexiones de vividores a quienes los años o la tragedia han colocado en su sitio.

5) Cine de etiqueta y decadencia, de sombrero de copa y educación sentimental, de burguesía en sus abundantes ratos de ocio.

6) Ophuls es un artista que debería entrar en el currículum de los institutos, las universidades. Esos jóvenes se harían más corteses e inquisitivos, no pedirían tanta moto sino más novelas y el gran cine. Y arrojarían a la basura esas seudo-americanas viseras. Quizá fuese así; podría intentarse.