VADIM Roger (1928-2000)

Barbarella (Barbarella) (1968: 2.0)

1) El suplemento de televisión del periódico The Sunday Times ofrece dos pistas descriptivas a propósito de Barbarella, programada por la BBC2 a medianoche: “Vacuous zaninness” y “Pop culture”.

2) La primera es: “tontuna vacua”, “estrafalario vacío”, “banal horterada”.

3) La segunda es: ausencia de pretensiones, preponderancia del color, la moda sobre cualquier atisbo de sustancia. Cultura pop es lo que tantos reivindican hastiados de alta cultura y profundidad. Todo es cultura si tiene un estilo, una arrogancia, una penetración social y una demanda. ¿La elaboración, la importancia, la perspicacia? ¿En serio? En broma.

4) Cultura pop es quizá la variante entumecida del movimiento hippie, que entendió que, como mínimo, el mundo podía ser más brillante y bonito, más liberal y más ñoño. La vida ya era bastante complicada. El cine debía entretener a lo mago de Oz y ser bello a lo Jane Fonda: puerilidad “naif” de emporramiento a la luz de la luna, iniciando una era “posh”.

5) Jane Fonda viste vistosos vestidos de colores, hace un strip-tease psicodélico en los títulos de crédito y pone caras de niña buena mientras exhibe su imponente cuerpo de aquellos años.

6) A su alrededor (como en un programa juvenil cruce entre los Power Rangers, Star Trek, Barrio Sésamo y Hermano Sol, Hermana Luna) unos monigotes hacen el imbécil entre rayos ultra-violetas, algún arco iris chillón, naves espaciales de cartulina, música de háren de P. Martínez Soria e iconografía y coreografía dignas de una abeja Maya en plan erótico-festivo. Estudio comparativo: Le mépris de Godard y Bardot, Barbarella de Vadim y Fonda… ¡Que no, que estoy de broma!

7) Barbarella, en fin, fue la traviesa reina de la galaxia. Su parentesco cinéfilo de prestigio es el Satyricon de Fellini. ¡Esto va en serio, lo juro!