BERGMAN Ingmar (1918-2007)

Jungfrukällan (El manantial de la doncella) (1959: 10.0)

1) El manantial de la doncella es, además de estremecedora:

2) Una película dirigida por el sueco I. Bergman en el vibrante año 1959.

3) Una película basada en una novela de U. Isaksson a partir de la balada La hija de Töre, inspirada en una leyenda sueca del s. XIV; datos que ofrece J. Siclier en Ingmar Bergman (traducción al castellano de J. Vila Selma).

4) Es una película cuyo estilo tiende a la depuración y a la belleza, en palabras de Siclier. Se acerca de forma explícita a obras de Dreyer y, por su apuesta estética desnuda y sin contemplaciones, a Bresson. Pero en las películas del realizador francés es complicado acceder a un mensaje claro o a una expiación, al contrario de lo que parece suceder en Jungfrukällan.

5) Película sobre las posiciones de poder y cómo quien puede ejercer una posición en su propio beneficio lo hace siempre, en perjuicio de la inocencia, la ingenuidad, la debilidad o, si se prefiere, el desinterés. Relaciones:

6) La joven (luego violada) es mimada por sus papás, que hacen trabajar a la hija bastarda, a quien desprecian por su embarazo. Esta sirvienta siente odio por la muchacha rubia y le desea un mal, el cual ocurre. Los violadores son míseros individuos que cuidan de un minúsculo rebaño en el bosque. El padre de la chica violada se toma la justicia por su mano: es más fuerte que sus oponentes, no tiene piedad ni con el pequeño de los maleantes, un niño.

7) Obra hermosísima: el peligro permanente de vivir en un mundo injusto. Y vivir es injusto pero es mejor que la muerte. La expiación cristiana del final es una salida de emergencia. Bergman busca un sentido al sin-sentido en este cuento universal, Caperucita Roja sin lobo ni abuelita. En su lugar, un mudo brutalizado y la Virgen de una iglesia cristiana. Implicaciones sociales, filosóficas, religiosas. Que llegan por lo menos hasta Scorsese: El manantial de la doncella, fábula y análisis sobre el Mal, es una obra imprescindible.