MANKIEWICZ Joseph Lewis (1909-1993)

The Ghost and Mrs. Muir (El fantasma y la señora Muir) (1947: 9.5)

1) Tras comer cambio de canales y (en Popular TV, gracias) doy con la emisión de El fantasma y la señora Muir. De Mankiewicz.

2) En las otras cadenas ponían culebrones, crónica social y España Negra.

3) Mis alumnos escriben en su pobre inglés que el fin de semana fueron al cine a ver el último Torrente. Van en manada: se ríen, comen, beben, se cuentan escatologías, tías en bolas, frases para la historia. No es viable que estos alumnos resistan El fantasma y la señora Muir. Les sonaría a chino, a otro mundo. Mea culpa: yo mismo he escrito en la pizarra, como ejemplo de no sé qué estructura, una frase que incluía al héroe de Segura. Todos somos culpables. De la falta de respeto, la ausencia de inspiración, la renuncia al esfuerzo, la reivindicación por todos (ricos y pobres, adolescentes y algunos adultos) de una dudosa “democratización” de las formas de cultura. Lo demás es elitismo. “Hay que ser como todos”. ¿Y cómo son todos y por qué?

4) Suave y despiadada: así es El fantasma y la señora Muir, la película que muchos descubrimos en las palabras de Javier Marías. El romanticismo racional, o más bien conformista: o hay que conformarse alguna vez en la vida. La elegancia suprema de un fantasma, Mankiewicz, cuyos personajes se engañan un tiempo, y tiemblan, y sanan, o los sana el tiempo. El enigma del vivir y del amar, del enamorarse, la ilusión y su congoja. La muerte como frontera y casi Dios, o acaso estos fantasmas sean el sueño y su fuel la vida inacabada y nunca total, nunca lo fue. Siempre hay vestigios de Otra Vida.

5) Grandiosos: Rex Harrison, George Sanders. Diosa terrenal: Gene Tierney.