VIGO Jean (1905-1934)

Zero de conduite (Cero en conducta) (1933: 9.0)

1) Según un prospecto del estuche “La obra íntegra de Jean Vigo”, Cero en conducta es sobre la vuelta al colegio, la enseñanza tradicional y la rebelión que ésta origina en los alumnos internos. Eso es un resumen. Los resúmenes (“¿de qué va la peli?”) se acercan mal a Zero de conduite. Y a toda obra artística meritoria, profunda y no mero Entreten-Y-Miento.

2) En su texto “El punto de vista del documental” a raíz de su primera obra (A propósito de Niza), e incluido en el estuche, Vigo escribió:

3) Este documento social tiene que hacernos abrir bien los ojos... el film tiende a la generalización de groseras diversiones situadas bajo el signo de lo grotesco, de la carne y de la muerte, y que son los últimos estertores de una sociedad abandonada a sí misma hasta darnos náuseas y hacernos cómplices de una solución revolucionaria (en Premier Plan, nov. 1961).

4) El fin de Vigo era así provocar la náusea y la posterior (re)acción del espectador, promoviendo el cambio social o “solución revolucionaria”.

5) Fin ambicioso o ingenuo, pero en absoluto imbécil: cuidado, niños.

6) Hoy la rebelión debiera venir de los profesores, en su mayoría inutilizados por la dictadura de alumnos y papás, amparados por bobas leyes de educación en un ambiente “cultural” controlado por la Psicología y el Dinero.

7) La heterodoxia de este Vigo va más allá de la puntual rebelión de “contenidos”: tiene menos que ver con Truffaut que con Buñuel.

8) Enlaza con todos los Marx, Chaplin, Tati; surrealismo; Vertov, Eisenstein.

9) Descubrir experimentando. Frotar imágenes, generar anarquía, asombro; yuxtaposición caprichosa o irreverente. En su descuido, mofa, violencia, en el desdén por la historia, la calidad, la perfección y el equilibrio, Vigo es precursor de Godard. Cuidado con estos imbéciles.