ASHER William (1921-_)

BEWITCHED (EMBRUJADA) (1964: 7.5)

1) Casi todo el cine que veo no lo veo en el cine sino en casa: DVD, vídeo.

2) Así, ¿por qué no incluir en estos escritos sobre cine (que ha sabido reinar) aquellos audiovisuales que han reinado, ahora recuperados en DVD? ¿No he visto en DVD The Great Escape o Pierrot le fou? No veo por qué cortarme.

3) Imágenes en movimiento; llegan al espectador a través de una pantalla pequeña. No se pasan por la gran pantalla de las salas de exhibición, pero la mayoría de los filmes que yo veo, tampoco. Si desde Godard todo documento rodado es igual a ficción (no hay diferencia pues todos comparten la esencia de la verdad 24-25 veces por segundo), no veo problema en meter en este saco cualquier producto comercializado en DVD... ¡31 de diciembre de 2005!

4) Resulta divertido y relajante celebrarlo con algunos capítulos de la serie Embrujada, que desde 1964 a1972 llevó el ingenio blando y el cáustico pastel a la televisión. En España los protagonistas hablan español de México, un doblaje que todos recordamos con humor, ternura y nostalgia.

5) Embrujada es la historia de la bruja Elizabeth Montgomery, encantadora mujer, bella e inteligente, coqueta y comprensiva, que desea tener una vida normal, boda con un hombre vulgar (como somos casi todos), ama de casa competente y cariñosa. Claro que al ser una bruja, las cosas no eran fáciles.

6) El encanto de esta serie es innegable. Es estéticamente una cosita dulce y pulcra, maquillaje amable para las ojeras de la clase media americana.

7) Pero contiene abundante mofa sobre las dificultades del matrimonio y la vida responsable y adulta. Apunta las comodidades indudables del modelo americano (dinero, amor, éxito y salud). La irrupción de la protagonista poco convencional (y su madre descarada y cínica, la bruja Agnes Moorehead) ayuda a poner distancia sobre la realidad social representada.

8) Consecuencias: uno se ríe a carcajadas, sonríe por las verdades hermosas y crueles que se nos muestran y disfruta de cada capítulo de 24 minutos, medida justa, rodado con eficacia, precisión, sin un gramo de grasa de mala leche o disentería intelectual. A Embrujada no hay que pedirle imposibles.

9) Suave mordacidad al servicio de la calma bella de la vida en pareja, calma tensa, expuesta a accidentes, incidentes, cenas desastrosas, malentendidos.

10) Serie sociológica (¡pero todas lo son!) que me coloca una gran sonrisa. Me prepara para el 2006 alentando mi corazón (es un decir) a resguardarse en una humilde sinceridad, una naturalidad chistosa; y cierta seriedad imprescindible para conseguir que el embrujo de la vida no se dispare hacia el encantamiento eterno, la demencia ligera, el absurdo sin más. Sonrío al nuevo año.