ROHMER Eric (1920-2010)

L'amour l’après-midi (El amor después del mediodía) (1972: 9.5)

1) No es romo Rohmer. El amor después del mediodía: fábula de precisión, preciosa palabra, amor y difícil compromiso; las formas límpidas y concretas de Rohmer convierten la historia en una sucesión de imágenes nítidas y humanas, emotivas y racionales: todo eso es Rohmer, todo lo integra.

2) Febrero de 2006: nada me gusta más que ver una de Rohmer. No despego mis ojos, no me pierdo una palabra: todo me es necesario, estimulante.

3) El cuento moral: a) comprobar si el protagonista cae en el adulterio, y b) disfrutar de cada segundo con un cine que busca respuestas a los enigmas cinematográficos, los dramas contemporáneos: la felicidad, la fidelidad. Para qué sirven el amor, la pasión, el hábito. Cada fotograma es significativo, diáfano, inesperado y, no obstante, lógico en la acción y moral del cuento.

4) Para mí eso es perfección con fuga: cine de ráfaga con calle y documento, sociología y melodrama; cine de estupor, sin candor, sin perder los papeles.

5) Un cine moral: sugerente, natural como la vida misma, francés, poético en sus enigmáticas soluciones fílmicas. Qué auténtica gozada, aquel Rohmer.