FRANCO Jesús (1930-_)

Female Vampire (El ataque de las vampiras) (1973: 4.0)

1) El ataque de las vampiras me costó 2,99 euros. Una sección de la zona de DVDs en MediaMarkt está dedicada al “terror erótico” y contiene una colección con la etiqueta de “Vamps-Vampiras”. ¿Revisionismo o qué?

2) Era posible elegir la versión: en inglés, francés y español. Vi escenas en las tres lenguas y en todas me pareció que los actores estaban doblados.

3) Se trata de un cine sin versión original, que denominé “seudotraducido” en una ponencia de hace pocos años, publicada en las actas de un congreso de traducción celebrado en Salamanca. ¡Mi teoría no ha pasado a la historia!

4) Estudiando algún cine traducido y doblado de 1960-1980 uno se encuentra con filmes vidriosos como Female Vampire: es arriesgado hablar de traducción de una lengua A a una lengua B. Sí se aprecian rasgos de “clonación” icónica, de transplante de elementos y situaciones de otros géneros y películas concretas, envueltos, empaquetados o adornados de una manera distinta. Y ya tenemos otro cine: seudotraducido, repito. ¡Cítenme!

5) Ese envoltorio, paquete o adorno es aquí obra del señor Jess Franco.

6) Un cine erótico que se dice de vampiros, aunque no hay colmillos ni propiamente sangre. Un cine amamantado con música de supermercado o ascensor, que se centra obsesivamente en los movimientos de Lina Romay:

7) Normalmente en la cama: cómo se retuerce, incapaz de saciar su apetito. Sus ojos, de cerca; su vagina, de cerca, de lejos, de cerca, el zoom haciendo estragos; el “desenfoque” como principio metodológico de este film que parece rodado con 1 cámara en 3 días. Un cine que huía del otro Franco y su censura y oropeles. Buscaba desnudarse, relajarse, evadirse en exóticas habitaciones de hotel que daban al mar, a la piscina, el cielo azul.

8) Female Vampire es un tipo de cine de erótica confusa, de mucho culo y mucho coño, insisto. Un film descuidado, repetitivo, que podría ser de 45 minutos, en vez de 90, barato por dentro y por fuera. En una entrevista en http://www.cinefantastico.com en el año 2000, J. Franco afirmó:

9) El erotismo está en nuestra esencia misma. Yo lo empecé a meter cuando fui libre, antes no, porque me lo prohibían y me lo cortaban... En el cine, lo que yo creo que hay que hacer es romper tabúes. ¿Por qué estamos tú y yo aquí?. Aquí lo dejo. Un hedonismo que gime libertad. Por qué estoy yo aquí.

10) ...Pero aquí sigo, en septiembre de 2006. ¡No he conseguido Gritos en la noche! Y tras 10 minutos de El ojete de Lulú, he desistido. ¡Vaya erotismo, francamente, señor Franco!