COPPOLA Francis Ford (1939-_)

Dementia 13 (Dementia 13) (1963: 5.5)

1) En un año, 1963, en el que los buenos aficionados al cine norteamericano veían joyas como La taberna del irlandés, Los pájaros, El proceso, Charada, Matar a un ruiseñor, La comedia de los terrores, Irma la Dulce, El Cardenal y La gran evasión, es comprensible que la ópera prima de Coppola pasara desapercibida. No es uno de los grandes debuts de la historia del cine.

2) Con 24 años, y apadrinado por Roger Corman, Coppola rueda una historia de terror, mansión semi-encantada, personajes torturados, cementerios y lago siniestro que nos recuerdan más, ciertamente, a las pelis regulares (nunca malas) del padrino Roger que a los futuros Padrinos de Francis.

3) De ese mismo año tengo vistas recientemente, entre otras, la estupenda The Haunting de Wise y The Terror del propio Corman, y de un año antes es la extraordinaria Carnival of Souls. Entre estos títulos hemos de posicionar Dementia 13. Horror barato, oscuro, vacilante, neblinoso en tema y rema, y que en absoluto justifica las líneas comerciales que le dedica en portada y contra-portada el estuche del DVD (1,99 euros). Las líneas son éstas:

4) A) UN PASAPORTE A LA LOCURA; B) NO CONFÍES EN TU MENTE.

6) Viendo Demencia 13 uno no entiende qué habrá visto o sentido el chico de marketing (de OK  Records) que, previsiblemente, se ha encargado de inventarse los eslóganes. Se confundiría de película. Sí, eso tuvo que ser.

7) La referencia de calidad para el joven Coppola sería, por otro lado, Psicosis de Hitchcock. Un personaje con doble personalidad, amenazante y reprimido. Y una atractiva chica que, desde el inicio, y pese a que tampoco es un ángel, la adivinamos en serio peligro. Bueno, no tan serio...